EL NUEVO ESPACIO

Batalla entre Elon Musk y los astrónomos por el proyecto Starlink

Los satélites Starlink estarán conectados en red  (Foto: @CRCiencia)
Los satélites Starlink estarán conectados en red (Foto: @CRCiencia)
El pasado 23 de mayo lanzó los primeros 60 satélites a bordo de un cohete Falcon 9. Ahora, el mundo de la astronomía está en pie de guerra contra el multimillonario Elon Musk.
Los habitantes de la Tierra están acostumbrados a vivir rodeados de satélites. Muchos de ellos sirven para mantener los sistemas de comunicaciones que usamos a diario. Ahora, el mundo de la astronomía se encuentra en plena discusión debido a los planes que quiere llevar a cabo la compañía aeroespacial SpaceX, fundada por el multimillonario Elon Musk.

Cabe recordar que el año pasado la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos dio luz verde al proyecto de SpaceX, conocido como Starlink, y le permitió poner en órbita más de 4.000 satélites que proporcionarán internet de banda ancha a todo el mundo.

A la compañía de Elon Musk se le ha dado como fecha límite el 29 de marzo de 2024 para que, al menos, el 50% de esta gran constelación de satélites esté ya en órbita y operando.



Su objetivo es colocar 12.000 satélites antes de que acabe la próxima década. El proyecto, llamado Starlink, permitirá conectarse a internet desde prácticamente cualquier punto del planeta. Sin embargo, también podría conllevar a "apagar" la visión de las estrellas de toda la humanidad. 

Cabe destacar que actualmente hay unos 18.000 objetos de más de 10 centímetros orbitando la Tierra. Entre estos se encuentran unos 2.000 satélites operativos y el resto es basura espacial. 

En este caso, el sueño de Musk supondría llegar a duplicar el número de objetos en la órbita baja de la Tierra, donde habitan la Estación Espacial Internacional (ISS).

El pasado 23 de mayo lanzó los primeros 60 satélites a bordo de un cohete Falcon 9 de fabricación propia. Cada satélite pesa 227 kilos y cuenta con un panel solar que carga las baterías. Pese a que sus planes no han estado nunca ocultos, lo cierto es que tras su lanzamiento, se generó cierta polémica. 


Resulta que los grandes paneles solares con los que han sido construidos están reflejando la luz solar de vuelta a la Tierra y los astrónomos se han revolucionado señalando que este hecho podría entorpecer los estudios astronómicos. 

Por su parte, Elon Musk ha negado que sus satélites ocasionen ningún impedimento al estudio del espacio y no dudó en defender el objetivo de su causa: llevar internet a millones de personas con menos recursos económicos

Comparte esta noticia

COMENTARIOS