China reta a Google con su procesador cuántico Zu Chongzhi

Zu Chongzhi el superordenador cuántico capaz de hacer en una hora tareas que tarda 8 años el ordenador más potente. (Foto: Wikimedia)
Zu Chongzhi el superordenador cuántico capaz de hacer en una hora tareas que tarda 8 años el ordenador más potente. (Foto: Wikimedia)
Zu Chongzhi es el superordenador que ha conseguido hacer frente a los avances de Google en la informática cuántica.

El avance de China es indiscutible en muchos campos, y aunque eso tampoco quiera decir que puede hacer sombra a nadie, lo cierto es que está consiguiendo resultados asombrosos en muchos campos tecnológicos.

Es el caso de Zu Chongzhi, un superordenador cuántico capaz de hacer una tarea que se tardaría 8 años de trabajo con un ordenador no cuántico más avanzado del mundo, en apenas una hora.

La supercomputadora más avanzada del mundo

Según los propios desarrolladores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, Zu Chongzhi es el superordenador más avanzado del mundo.

Esto es así, debido a su procesador bidimensional de 66 cúbits. Zu Chongzhi es capaz de operar de una manera 2 o 3 veces más potente que Sycamore, el superordenador de Google que anunciaron en 2019.

No es la primera vez que China da un paso en el mundo de los superordenadores, ya que en 2020 consiguió superar a Google con una máquina que usaba cúbits fotónicos, aunque de modo experimental y no se podía programar.

Según el equipo de investigadores de Jian-Wei Pan, Zu Chongzhi es mucho más rápido de lo que indican los propios test, por lo que puede ser una revolución tecnológica importante.

Funcionamiento del superordenador Zu Chongzhi

Zu Chongzhi usa circuitos ópticos para controlar y para leer los chips y es totalmente programable, lo que es la diferencia con el otro gran superordenador chino, la Jiuzhang.

La velocidad del superordenador es de nada más y nada menos que 100 mil millones de veces más rápida que la de Google, pero se enfoca en un único problema, el de los bosones.

Las implicaciones

Esta especie de “carrera” por los superordenadores puede traer unas consecuencias increíbles en muchos aspectos, ya que se abren las puertas a utilizar estos superordenadores en muchos aspectos de la vida real.

Se puede planificar el transporte, investigar sobre medicamentos, hacer cálculos químicos, matemáticos y físicos avanzados para la investigación y desarrollo de cientos de proyectos científicos, siempre que se utilice como beneficio y no como control de la sociedad, por supuesto.

Aunque para eso, quedan muchos estudios y cuestiones y, sobre todo, muchas dudas sobre si países como China utilizarían esa tecnología para otra cosa que no sea el control de su sociedad.

Competencia entre China y EE. UU.

Esta nueva “carrera espacial”, pero en versión superordenadores no ha hecho más que comenzar, ya que durante los últimos años nos hemos encontrado con la noticia de una nueva opción superando a la parte contraria prácticamente cada año.

Esto da una buena idea de la cantidad de dinero que están invirtiendo ambas potencias y de la importancia que le dan las mismas.

EE. UU. también está invirtiendo mucho dinero en desarrollo, en concreto muchas empresas americanas. Debemos nombrar a Aurora, que está siendo desarrollada en Chicago.

Todo esto indica que esta competición va a seguir en los próximos años y en donde no se descarta demasiado la presencia de alguien más fabricando este tipo de máquinas.

China, de momento, lleva la delantera en cuanto a computadoras cuánticas, pero el desarrollo y la importancia que les dan las grandes potencias, auguran muchos descubrimientos y desarrollo para la humanidad.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS