VUELOS PARABÓLICOS

¿Cómo se prepara un astronauta para viajar al espacio?

Cuentan con cursos de astronomía, biología, física, mecánica orbital, fotografía, medicina...(Foto: Envato)
Cuentan con cursos de astronomía, biología, física, mecánica orbital, fotografía, medicina...(Foto: Envato)
En el centro de entrenamiento, los astronautas cuentan con un módulo como Columbus, el laboratorio europeo en el que se hace toda la ciencia europea de la ISS.
Pablo Álvarez, en la mitad de su periodo de entrenamiento básico en el Centro Europeo de Astronautas en Colonia, Alemania, recientemente realizó una visita a España para participar en una jornada de puertas abiertas en el European Space Astronomy Centre (ESAC), una instalación de la Agencia Espacial Europea (ESA) ubicada cerca de Madrid.

Bajo la sombra de una impresionante antena, Pablo compartió con el público sus preparativos para viajar al espacio junto a otros cuatro compañeros astronautas que fueron seleccionados por la ESA de entre casi 23,000 solicitudes. Su proceso de formación comenzó en abril.

El programa de formación es intensivo, con horarios desde las 8 de la mañana hasta aproximadamente las 6 de la tarde, e incluye una amplia variedad de materias, como astronomía, biología, física, mecánica orbital, fotografía y medicina.

Como explicó este ingeniero aeronáutico, también se les proporciona instrucción en tareas médicas esenciales, como la inserción de un catéter urinario, ya que no hay médicos disponibles en el espacio. Además, aprenden a colocar vías para extracción de sangre, en caso de que sea necesario para experimentos o situaciones de emergencia.

Para enfrentar posibles contingencias, como incendios en la estación espacial, los astronautas en formación han recibido un curso de lucha contra incendios, similar al que se ha experimentado en la antigua estación espacial soviética MIR y la rusa. Pablo señala que el 50% de la Estación Espacial Internacional (ISS) es de origen ruso, por lo que el aprendizaje del idioma ruso es fundamental.

En una cámara especial con máscara, Pablo también experimentó personalmente la falta de oxígeno. Comenta que inicialmente se siente eufórico y parece que no está sucediendo nada negativo. De hecho, algunos de sus compañeros tuvieron dificultades para quitarse la máscara, ya que aunque se enfrentan a la falta de oxígeno, experimentan una sensación de felicidad.

Sin embargo, esta carencia de oxígeno es gradualmente dañina. Comprender cómo reacciona el cuerpo en estas situaciones es esencial para la seguridad.

El centro de entrenamiento proporciona a los astronautas una réplica del módulo Columbus, el laboratorio europeo donde se lleva a cabo la investigación europea en la ISS. En este espacio, los astronautas reciben capacitación en áreas como el crecimiento de cristales, que ocurre de manera diferente en condiciones de gravedad cero. Por ejemplo, en el espacio, se pueden obtener cristales de proteínas más grandes y con propiedades únicas que no son posibles en la Tierra.

Además de la preparación física, la salud mental de los astronautas es una prioridad. Se les brinda orientación psicológica para enfrentar situaciones inesperadas, como una prolongada estancia que los aleje de sus seres queridos.

Se menciona el caso reciente de Frank Rubio, astronauta de la NASA, cuya misión en la ISS estaba programada para seis meses pero se extendió a 371 días, lo que a menudo resulta más desafiante entre la mitad y los tres cuartos de la misión.

Otra parte del entrenamiento se lleva a cabo en la piscina de flotación neutra del Centro Europeo de Astronautas. Comienza con actividades de buceo convencionales y luego se simula la ingravidez, retirando aletas y añadiendo movimientos como los que se realizarían en el espacio. Se utilizan guantes y herramientas especiales.

En la piscina, los astronautas encuentran una réplica del módulo Columbus, una compuerta similar a la que se encuentra en la estación espacial y los equipos necesarios para realizar actividades extravehiculares, como los paseos espaciales.

Pablo compara esta experiencia con escalar una vía ferrata en la Tierra, donde siempre se debe estar asegurado a la estación espacial. Este entrenamiento progresivo culminará con el uso del traje espacial completo en Houston en diciembre. Estos trajes pesan alrededor de 170 kilogramos y deben ser colocados con una grúa.

Sumando las herramientas y el peso del propio astronauta, resulta en una inercia de aproximadamente 350 kilogramos, lo que hace que moverse sea un desafío considerable.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS