Crean cuchillos de madera más afilados que el acero

Un cuchillo para carne hecho de madera dura pudo cortar la carne con facilidad. (Foto: Bo Chen)
Un cuchillo para carne hecho de madera dura pudo cortar la carne con facilidad. (Foto: Bo Chen)
Estos nuevos cubiertos son tres veces más afilados y veintitrés veces más resistentes.

Como si esto fuera poco, gracias a sus propiedades, pueden ser lavados y reutilizados con facilidad. Los investigadores creen que son una alternativa más que prometedora a los cuchillos desechables o a los de acero.

Cuchillos de madera más afilados que el acero

Un grupo de inventores desarrolló una forma sostenible de fabricar cuchillos afilados haciendo uso de lo que se conoce como madera endurecida.

Este método permite que la madera supere en durabilidad al acero inoxidable utilizado en los cuchillos tradicionales. La madera endurecida puede ser lavada y reutilizada sin problemas.

Esto los convierte en una opción interesante y prometedora en un mundo que busca ahorrar recursos naturales.

La idea del trabajo de investigación era encontrar métodos alternativos del procesamiento de la madera. De esta forma, obtuvieron este tipo endurecido de material natural que puede convertirse en cuchillos y en clavos también.

Estos clavos, por ejemplo, tienen la ventaja de que no están expuestos a la oxidación como sus contrapartes de acero.

En qué consiste el método de producción

El procesamiento de la madera es una actividad que se desarrolla hace siglos. Sin embargo, el método de madera endurecida es considerado una novedad.

En los casos que la madera sea destinada para muebles o materiales de construcción, se la procesa con vapor y se la comprime únicamente.

La celulosa, el esqueleto de la madera, tiene una relación alta de resistencia y densidad, incluso superior a materiales como los polímeros, las cerámicas y los metales. En el día a día, están presentes en maderas débiles que tienen una concentración baja de celulosa.

El método de endurecimiento busca procesar la madera de tal forma que se eliminan los componentes débiles mientras se mantiene la base de celulosa.

Consta de dos pasos. En un primer lugar, se deslignifica la madera, es decir, se quita la lignina para que se vuelva blanda y flexible. En un segundo lugar, se prensa la madera en caliente aplicando presión y calor para densificarla y eliminar el agua.

Para comparar la eficacia de este método, se lo puede comparar con la fabricación de cerámica. Este proceso requiere calentar los materiales hasta alcanzar altas temperaturas.

Una vez procesado el material, se talla para que obtenga la forma deseada y se cubre con aceite mineral. La celulosa absorbe agua, por lo que este recubrimiento es vital para conservar el filo del cuchillo durante su uso y su lavado.

Las pruebas de laboratorio dictaminaron que este proceso de dos pasos es útil para procesar la madera natural y reducir los defectos que suele tener como son los huecos, canales u hoyos. Así, la madera producida de esta forma alcanza una mayor resistencia.

El proceso de endurecimiento de la madera es más eficaz desde el punto de vista energético y de la explotación de recursos no renovables.

Tiene un impacto menor si se lo compara con la fabricación de otros materiales artificiales. Sin embargo, todavía debe evaluarse si realmente es más amigable con el medioambiente.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS