Ya está aquí el primer chip cuántico

Un gran descubrimiento que va a provocar grandes avances. (Foto: Freepik)
Un gran descubrimiento que va a provocar grandes avances. (Foto: Freepik)
Con el primer chip cuántico de la historia a escala atómica se puede representar el comportamiento de moléculas orgánicas pequeñas.
Dicho hito es la clave para la generación de materiales nuevos y mejores. Un equipo de físicos de origen australiano fueron los creadores del primer procesador cuántico en el mundo con escala atómica. 

Este avance no solamente nos acercará a ordenadores cuánticos más eficientes y rápidos, sino que constituye un progreso revolucionario que permitirá, debido a su capacidad de imitación en la conducta de las moléculas, generar materiales que nunca se han visto hasta este momento.

Ya se ha hablado de este grupo de científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia, cuando se anunció la invención del denominado resonador dialéctico, el cual evita que los ordenadores cuánticos deban llevar cables largos y trabajar a temperaturas bajas como ocurre con los sistemas grandes que se ven actualmente.

Cómo es el funcionamiento del primer chip cuántico
Como ya se ha explicado en publicaciones científicas, el equipo de físicos fue capaz de representar los estados energéticos y la estructura del poliacetileno, que es un combinado de origen orgánico, el cual forma una cadena de átomos de hidrógeno y carbono que tiene una variación propia de enlaces de carbono dobles y simples.

Dicho poliacetileno se trata de un modelo bastante conocido y replicarlo admite la demostración de que el ordenador representa de forma correcta el movimiento de los electrones por medio de la molécula.

Para crearlo usaron un microscopio con efecto de túnel, con la capacidad de capturar imágenes de espacios a escala atómica, lo cual les permitió colocar con bastante precisión los puntos cuánticos. Algo que afirman es la clave para que dicho circuito pueda copiar cómo saltan los electrones a lo largo de la cadena de carbonos de entre uno o dos enlaces en la mencionada molécula de poliacetileno.

Los puntos cuánticos con medidas exactas

Estos científicos debieron indagar sobre cuántos átomos de fósforo requería cada uno de los mencionados puntos cuánticos, así como la distancia. Y después crearon una máquina con la capacidad de ubicar dichos puntos minúsculos con precisión en el interior del chip de silicio.

A nivel atómico es clave la precisión. De acuerdo con la explicación de los físicos, si los puntos cuánticos son muy grandes, la interacción entre ellos mismos se vuelve bastante grande para ser controlados de manera independiente. Sin embargo, si los puntos son exageradamente pequeños, cada uno de los átomos adicionales de fósforo puede alterar de forma significativa la cantidad de energía que se requiere para añadir un electrón adicional al punto y el proceso se vuelve incontrolable y aleatorio.

Este primer chip que ha creado el grupo de investigadores contiene 10 puntos cuánticos, cada uno con un número pequeño de átomos de fósforo. Mientras que, para lograr representar los enlaces de carbono dobles, tuvieron que disminuir la distancia entre los puntos cuánticos con relación a los enlaces simples de carbono.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS