MÁS EFICACES Y SEGURAS

La importancia de la geolocalización del paciente en las cirugías

El paciente se registra en el hospital se le asigna un código y le colocan unas pulseras de geolocalización.  (Foto: icon0.com / Pexels)
El paciente se registra en el hospital se le asigna un código y le colocan unas pulseras de geolocalización. (Foto: icon0.com / Pexels)
Los familiares de los pacientes están informados en tiempo real de cómo va la intervención, tanto cuando entra y sale del quirófano, como desde que empieza y finaliza la reanimación.
Las esperas se hacen muy largas. En muchas ocasiones las nuevas tecnologías han contribuido a aliviar la incertidumbre de esos momentos. Cuando se ha quedado con alguien, podemos tirar de móvil para saber qué pasa, y en los aeropuertos hace ya mucho que tenemos paneles informativos que nos van avisando puntualmente de en qué situación está nuestro vuelo. 

Sin embargo hay otras esperas, en muchos casos probablemente más importantes, en los que hasta el momento no disponíamos de una tecnología a mano para estar informados al minuto de cuándo se resolvería nuestro problema.

Con independencia del motivo de la intervención, y de la gravedad de la misma, desde que perdemos de vista a nuestro ser querido quedamos desvalidos de información, salvo la que nos ofrezca alguien del equipo quirúrgico responsable del proceso. Con vistas a resolver este hecho, las nuevas tecnologías también comienzan a ofrecer soluciones al respecto.

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, puso en marcha recientemente un pionero Sistema de Trazabilidad Inalámbrica del circuito Quirúrgico (STIQ) que, entre otras cuestiones, permite a los familiares de los pacientes estar informados en tiempo real de cómo va la intervención, tanto cuando entra y sale del quirófano como desde que empieza y finaliza la reanimación.

Para ello, cuando el paciente se registra en el hospital se le asigna un código y le colocan unas pulseras de geolocalización que, junto a un sistema de balizas distribuidas por todo el bloque quirúrgico, permite a sus acompañantes hacer un seguimiento de todo el proceso desde las pantallas que hay en la sala de espera.

Los beneficios de esta iniciativa van mucho más allá. Esta información también está disponible y aporta otros detalles adicionales al grupo de profesionales del centro.

"Permite ordenar los traslados dentro del espacio quirúrgico, automatizar la medición de los tiempos y optimizar toda la información, ya que el dispositivo también cuenta con un sistema de alertas que muestra, con un filtro específico exclusivo para el personal sanitario, cualquier imprevisto o necesidad especial que pueda surgir en plena operación", indicó.

Gracias a este proyecto, desarrollado junto con la empresa BSimple Health Care Solutions y en el que han participado varios departamentos del hospital, se consiguen cirugías más seguras, al contemplar información detallada como el citado sistema de alertas, la necesidad de profilaxis antibiótica, así como favorece la cumplimentación y registro del listado de verificación quirúrgico electrónico integrado; más efectivas, puesto que implica la gestión global de los quirófanos, detectando mejoras potenciales de tiempos muertos, integra los sistemas de información en el bloque quirúrgico y optimiza los recursos; y por último más afectivas, con el objetivo de facilitar la localización e información a familiares en tiempo real de manera automática. 

Permite utilizar, a través de la voz o de los movimientos y gestos de las manos por parte del profesional, visores de radiología, microscopios, ordenadores, etcétera; es decir, de manera genérica se puede aplicar a cualquier equipamiento electrónico del quirófano con puerto USB, con un perfil adaptado a cada profesional.


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS