LA GRAN GAMA ALTA

iPhone Xs vs Samsung Galaxy S9, el cara a cara definitivo

iPhone Xs vs Samsung Galaxy S9, la comparativa. (Foto: @__Martinelli)
iPhone Xs vs Samsung Galaxy S9, la comparativa. (Foto: @__Martinelli)
Ambos cuentan con un procesador potente, diferentes opciones de almacenamiento, así como un diseño sin a penas presencia de marcos con un panel protagonista.
El iPhone Xs de Apple y el Samsung Galaxy S9 son dos de los grandes móviles para este año. Los dos son de gama alta pero aparte cuentan con un procesador potente, diferentes opciones de almacenamiento, así como un diseño sin a penas presencia de marcos con un panel protagonista. En cualquier caso, es imposible hablar de un dispositivo de Apple o Samsung sin entrar en detalles y ver sus principales diferencias. 

En lo que respecta al diseño, el iPhone Xs y el Samsung Galaxy S9 son dos teléfonos que siguen la línea actual. Es decir, pantallas prominentes, que se curvan ligeramente, más en el caso del S9. La presencia de marcos es casi inexistente en estos dos dispositivos.

Eso sí, una de las diferencias más significativas en el frontal la aparece en la parte superior. Mientras que el iPhone Xs dispone de un notch o muesca, el S9 carece de ella. Esto es algo que posiblemente a muchos usuarios les haga terminal de decantarse por el segundo modelo.

Tanto el iPhone Xs como el Galaxy S9 están construidos en cristal con bordes metalizados con acabados brillantes. Apple comentó durante la presentación del teléfono que el cristal empleado es más resistente que el que nunca se ha usado antes en un móvil.

Al tenerlo en la mano nos dio la sensación de estar ante un móvil muy bien fabricado, con buenos acabados y, pese a su apariencia de fragilidad, resistente. El doble sensor del iPhone Xs está colocado justo en uno de los laterales superiores, rozando la esquina. Esto deja prácticamente toda la espalda limpia, a excepción del logo de Apple, que preside la parte central como suele ser lo habitual. No hay presencia de un TouchID. En esta ocasión, al igual que ya hizo el pasado año con el iPhone X, la compañía ha recurrido al desbloqueo facial para aumentar la seguridad del dispositivo.

Hay que añadir que el sensor dual está colocado en posición vertical, igual que en el caso del único sensor del Galaxy S9. Sin embargo, este se ha relegado a la zona central. Además, la compañía ha incluido un lector de huellas dactilares justo debajo, lo que en muchas ocasiones puede dar lugar a equivocaciones y poner el dedo justo en la lente. De momento, en este modelo Samsung no ha podido incluir el lector de huellas debajo del panel, pero sabemos que es algo en lo que está trabajando para sus próximos móviles.
 
 En cuanto a dimensiones, el iPhone Xs es más delgado aunque más pesado. Mide exactamente 143,6 x 70,9 x 7,7 milímetros y pesa 177 gramos. El Samsung Galaxy S9 tiene unas dimensiones de 147,7 mm x 68,7 mm x 8,5 mm y un peso ligeramente inferior de 163 gramos. En algo que coinciden el nuevo iPhone y el S9 es que los dos se pueden comprar en un nuevo color.

El segundo está disponible en morado, que hace que el dispositivo luzca más elegante aún si cabe. También es posible adquirirlo en azul y negro. El iPhone Xs, por su parte, llega en oro, un color que se suma al tradicional gris espacial y plata.

Las pantallas de los dos teléfonos que comparamos son idénticas en cuanto a tamaño, aunque con calidades diferentes como iremos explicando. Ambos cuentan con una de 5,8 pulgadas. En el caso del iPhone Xs, la compañía ha empleado tecnología OLED y una resolución Super Retina HD de 2.436 x 1.125 pí­xeles.

Es compatible con la reproducción de contenido HDR10 y Dolby Vision. Además, incluye tecnología True Tone y sistema 3D Touch. Esta pantalla ofrece un brillo máximo de 625 cd/m2 y un contraste de 1.000.000:1, lo que se traduce en una muy buena calidad para ver contenido multimedia o fotos.  

Samsung aprovechó bastante mejor el espacio en esta nueva generación a la hora de añadir la pantalla en el S9. Como os comentamos más arriba, la firma asiática ha reducido al máximo los marcos, tanto los de la parte superior como los de la inferior. El resultado salta a la vista: un panel con formato 18,5:9, en lugar de los 18:9 del S8.

En cuanto a la tecnología empleada, el S9 dispone de una pantalla SuperAmoled con resolución QuadHD (1.440 x 2.960 pí­xeles). De la misma forma, también se ha vuelto a introducir la función Always On Display, la cual nos permite acceder a diferentes servicios sin tener que desbloquear el dispositivo.

Otra de las características que tienen en común el iPhone Xs y el Galaxy S9 es que disponen de certificación IP68. Esto significa que los dos son completamente resistentes al polvo y al agua. Incluso, es posible sumergirlos en hasta un metro de profundidad durante media hora. Atrás quedaron aquellos días en los que teníamos que alejar el móvil del agua como si fueran Gizmos.

En lo que respecta al procesador y la memoria, el iPhone Xs ha aterrizado con el nuevo procesador A12 Bionic, el primero de 7 nanómetros diseñado por la compañía. Dispone de 6.9 millones de transistores y 6 núcleos, por lo que es capaz de trabajar un 15% más rápido que el anterior A11.

El Galaxy S9 cuenta con 4 GB de memoria RAM. Este modelo está alimentado a su vez por un procesador Exynos 9810. Se trata de un chip que funciona a ocho núcleos de proceso y está fabricado en 10 nanómetros. En cuanto a espacio interno, se puede elegir con 64, 128 o 256 GB. 

El iPhone Xs equipa un doble sensor, el Samsung Galaxy S9 no. Para disfrutar de esta prestación aparecería que recurrir al S9+. En cualquier caso, su cámara no nos defraudó en absoluto. Por ahora no hemos podido probar con detalle la del iPhone Xs, pero sí tuvimos la suerte de hacerlo con la del S9

El Galaxy S9 cuenta con una cámara principal de 12 megapí­xeles con autoenfoque y apertura dual. Esto último, da la posibilidad de aplicar una apertura de 2,4 en lugares luminosos, o de 1,5 si las condiciones de luz son pobres. Asimismo, cuenta con la tecnologí­a “multiframe noise reduction”, que brinda la oportunidad de capturar hasta 12 fotos simultáneas para identificar y eliminar tanto imperfecciones de la toma como el ruido.

Respecto a la batería y las conexiones, los dos cuentan con carga rápida e inalámbrica, el Galaxy S9 equipa una batería de mayor autonomía. Es de 3.000 mAh, mientras que la del iPhone Xs llega hasta los 2.658 mAh. Apple comentó durante la presentación de sus teléfonos que los nuevos iPhone disponen de media hora más de autonomía con respecto al iPhone 8 del pasado año. 

Respecto a las conexiones, el Galaxy S9 ofrece WiFi, LTE, NFC, conector USB-C, o Bluetooth 5.0. También cuenta con una nueva versión de Samsung DeX, la estación de trabajo que transforma a este dispositivo en un ordenador muy completo. Por su parte, el iPhone Xs llega con conector Lightning, NFC, Bluetooth 5.0, GPS, WiFi y LTE.

El Samsung Galaxy S9 tiene un precio oficial de 800 euros, aunque es posible encontrarlo hasta 250 euros más barato en tiendas y operadoras. El iPhone Xs está disponible en tres versiones diferentes según la capacidad, pero como es lógico los precios varían en función de un modelo u otro.


Adalid Internet, soluciones diseñadas para la nueva generación de productos inteligentes

Comparte esta noticia

COMENTARIOS