DISEÑO CONTINUISTA

Samsung Galaxy S9 vs iPhone X, cara a cara de la mejor innovación

Comparativa del Samsung Galaxy S9 frente al iPhone X: ¿cuál es mejor?. (Foto: @_javiguti_)
Comparativa del Samsung Galaxy S9 frente al iPhone X: ¿cuál es mejor?. (Foto: @_javiguti_)
Un año después de que saliera a la luz el Galaxy S8, Samsung presentó sus dos nuevos modelos, el Galaxy S9 y el Galaxy S9+, los eternos rivales de los dispositivos de Apple.
El nuevo dispositivo móvil de Samsung compite directamente con el último ejemplar de Apple, e incluso le supera en algunas prestaciones. Pero, ¿quién es mejor?

La marca coreana se ha volcado en la presentación del Mobile World Congress, en la cámara del nuevo Galaxy, que es capaz de grabar en súper cámara lenta alcanzando los 960 fotogramas por segundo, algo que sólo había conseguido Sony hasta la fecha. Cuenta con detector del movimiento y puede adaptarse a la luz como el ojo humano.

Los nuevos Samsung Galaxy S9 y S9+ están llamados a ser dos de los mejores móviles del año. Precisamente por eso, es inevitable que se hagan comparaciones con el iPhone X de Apple, otro de los fabricantes que siempre lidera el mercado.

En lo que respecta al diseño, ambos dispositivos siguieron caminos diferentes a la hora de sumarse a la tendencia de minimizar al máximo los marcos. Samsung ha sido más continuista siguiendo el camino de su generación anterior, mientras que Apple ha sido más disruptivo rompiendo con todas las líneas de diseño que se veían hasta ahora en el iPhone

Lo primero que llama la atención son las dimensiones de ambos móviles, sobre todo a la hora de comparar el iPhone X con el Galaxy S9+. El móvil de Samsung alcanza las 6,2 pulgadas, lo que le hace llegar a una altura de 158 milímetros.

En el caso del iPhone X nos quedamos con 5,9 pulgadas, por lo que su altura baja hasta los 143,6 milímetros. Donde sí hay más igualdad es al compararlo con el Galaxy S9 de 5,8 pulgadas, que se queda con una altura más similar de 147,7 milímetros muy cerca del de Apple.

El más ligero de todos es el Galaxy S9 con sus 163 gramos, mientras que el más pesado es su hermano mayor, el S9+, con sus 189 gramos. Entre medias de ambos se sitúa un iPhone X con un peso de 174 gramos.

En cuanto a las especificaciones generales, los tres dispositivos montan paneles OLED, uno de los principales avances de Apple a la hora de presentar su iPhone X. Las pantallas de los tres se ven espectaculares, y a simple vista no se notan grandes diferencias.

En los materiales, los dos fabricantes cometen el mismo error. Tanto el cristal del iPhone X como los de los nuevos Galaxy S9 se mancha mucho. Es verdad que es uno de los peajes que hay que pagar por la carga inalámbrica, pero podrían haber buscado alguna solución o material más limpio.

Apple hace ya un tiempo que se deshizo del jack de audio en sus dispositivos, marcando una tendencia que muchos otros fabricantes también han seguido. Pero entre ellos no está Samsung, que mantiene el jack de 3,5 milímetros en sus Galaxy S9 permitiendo eguir conectando auriculares sin necesidad de un adaptador.
 
En lo que respecta a la cámara, tanto el Galaxy S9+ como el iPhone X tienen doble cámara y sensores de 12 megapíxeles, mientras que el Galaxy S9 convencional queda en aparente desventaja al sólo tener una única cámara.

Eso permite que los iPhone X y Galaxy S9+ consigan sacar fotos con el característico efecto desenfoque o bokeh en los retratos, y también realizar un zoom casi óptico con la segunda lente. Aquí el tanto importante se lo lleva el S9+ con su tecnología de apertura variable para ajustarse mejor a las condiciones de luz.

Otro aspecto que cada vez está creciendo más en los teléfonos de alta gama es el de la grabación de vídeo. Aquí el iPhone X graba vídeos en 4K con una cámara lenta de 240 frames por segundo, mientras que los Galaxy S9 también graba en 4K, pero cuenta con una cámara super lenta capaz de alcanzar los 960 frames por segundo en resolución HD.

Apple ha prescindido del lector de huellas en el iPhone X, delegando por completo en el reconocimiento facial. En los Galaxy S9 se mantiene el lector de huellas, pero también han mejorado el desbloqueo por iris añadiendo una parte de reconocimiento facial para detectar mejor nuestro rostro. 
 
El iPhone X tiene sólo 3 GB de RAM, mientras que los Galaxy S9 y S9+ tienen 4 y 6 GB de RAM respectivamente. Es verdad que a día de hoy cuesta creer que se vayan a aprovechar los 6 GB, pero eso no quita que Apple se haya quedado un poco corto.

Otra cuestión interesante está en el futuro. Habrá que ver si dentro de dos años esos 3 GB de RAM de los iPhone se quedan cortos, mientras que parece difícil que los 6 GB del Galaxy S9+ vaya a tener este problema a medio plazo. Por lo tanto, aunque a día de hoy los pros y los contras nivelen bastante la batalla, quizá Samsung ha apostado un poco mejor a largo plazo.

Y respecto al precio, el iPhone X es un teléfono mucho más caro con sus 1.159 euros de partida, mientras que los Galaxy S9 y S9+ se quedan en 849 y 949 de precio inicial. Por lo tanto, son algo más de doscientos euros más de coste para el iPhone, y que cada uno saque sus conclusiones.


Adalid Internet, soluciones diseñadas para la nueva generación de productos inteligentes.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS