EL TELESCOPIO

La segunda galaxia más lejana se deja ver ante James Webb

Una característica de estas lejanas y ancianas galaxias es su tamaño. (Foto: @David_Cameron)
Una característica de estas lejanas y ancianas galaxias es su tamaño. (Foto: @David_Cameron)
Ambas galaxias son considerablemente mayores que las tres situadas anteriormente a estas distancias extremas. Una de ellas es, al menos seis veces mayor.
Las galaxias más distantes jamás descubiertas, la segunda y la cuarta en la lista, han sido reveladas por el telescopio espacial James Webb en el cúmulo de Pandora, ubicadas a una impresionante distancia de aproximadamente 33.000 millones de años luz.

Lo que hace que estas galaxias sean excepcionales es su tamaño, ya que resultan ser más grandes que otras galaxias observadas a distancias tan extremas, según un estudio liderado por la Universidad Estatal de Pensilvania y publicado en The Astrophysical Journal Letters.

Este equipo internacional confirmó la lejanía de estas antiguas galaxias e inferió sus características utilizando datos espectroscópicos recién obtenidos, que proporcionan información sobre la luz emitida a través del espectro electromagnético.

Situadas a casi 33.000 millones de años luz, estas galaxias increíblemente distantes brindan la oportunidad de comprender cómo se formaron las primeras galaxias en el universo.

El primer autor del estudio, Bingjie Wang, destacó: "Se sabe muy poco sobre el universo primitivo, y la única manera de aprender sobre esa época y poner a prueba nuestras teorías sobre la formación y el crecimiento de las primeras galaxias es con estas galaxias tan distantes".

Hasta ahora, solo se conocían tres galaxias confirmadas en torno a esta distancia, que aparecían como puntos rojos en las imágenes. En cambio, las dos recién descubiertas son más grandes y tienen la apariencia de un cacahuete y una bola esponjosa, según explican los investigadores.

La luz captada por el telescopio Webb se emitió cuando el universo tenía alrededor de 330 millones de años y ha viajado unos 13.400 millones de años luz hasta llegar al telescopio. Aunque estas galaxias están actualmente más cerca de la Tierra, a unos 33.000 millones de años luz, debido a la expansión del universo durante este tiempo.

Estas galaxias primitivas actúan como faros que emiten luz a través del tenue gas de hidrógeno que constituía el universo primitivo. Solo mediante su luz podemos comenzar a comprender la física única que regía las galaxias en el amanecer cósmico.

Ambas galaxias son considerablemente más grandes que las tres identificadas previamente a estas distancias extremas, siendo una de ellas al menos seis veces mayor, con un diámetro de aproximadamente 2.000 años luz.

Un dato sorprendente, considerando que la Vía Láctea tiene alrededor de 100.000 años luz de diámetro, pero se estima que el universo primitivo estaba altamente comprimido en comparación.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS