TESORO CIENTÍFICO

Una extraña piedra hallada en el desierto egipcio, clave en el Universo

Una piedra rara encontrada en el desierto egipcio podría arrojar luz sobre los misterios del Universo. (Foto: Envato)
Una piedra rara encontrada en el desierto egipcio podría arrojar luz sobre los misterios del Universo. (Foto: Envato)
La piedra Hypatia se encontró en 1996 y se cree que algunas partes de ella pueden ser más antiguas que el Sistema Solar.
Las supernovas son explosiones de estrellas. Las hay de varias categorías, incluida una que recibe el nombre de Ia. Se trata de un acontecimiento más energético del Universo, que ocurren en sistemas binarios (sistemas de dos estrellas que orbitan entre sí) en los cuales una de las estrellas, una enana blanca, subsume a otra estrella.

Ahora, investigadores de la Universidad de Johannesburgo y de otras instituciones han reunido nuevos datos químicos "forenses" que indican que la piedra llamada Hypatia, procedente del desierto egipcio, podría ser la primera prueba tangible encontrada en la Tierra de una explosión de supernova de tipo Ia, según un comunicado de prensa publicado por la institución.

Si la afirmación es correcta, la roca es un tesoro científico que podría poner en entredicho nuestras teorías sobre la formación del Sistema Solar y aportar nuevos conocimientos sobre algunas de las mayores explosiones del universo.

La piedra Hypatia, llamada así por la matemática y filósofa del siglo IV, fue descubierta por primera vez en el suroeste de Egipto en 1996. Apenas del tamaño de un guijarro y con un diámetro de apenas 2,5 centímetros, se descubrió que no formaba parte de ningún meteorito conocido que se hubiera extraviado, sino de algo totalmente distinto.

Los expertos, fascinados por esta piedra, pasaron casi una década descubriendo los secretos de Hypatia. Y ahora, el equipo puede haber llegado finalmente a una conclusión, según The Weather Channel.

La primera hipótesis que bajaran sobre el origen de Hypatia se basa en signos reveladores, como la composición química y el patrón de la roca. Los científicos concluyeron así que la piedra procede de una enorme estrella gigante roja que colapsó en una estrella enana blanca dentro de una gigantesca nube de polvo llamada nebulosa.

Estas dos estrellas crearon entonces un sistema binario en el que la estrella enana blanca acabó "comiéndose" a la otra estrella, explotando además como una supernova de tipo Ia dentro de la nube de polvo, según reporta Interesting Engineering.

El estudio, que analizó todos los posibles sospechosos cósmicos del origen de la piedra utilizando pistas químicas, sugiere así que los fragmentos contienen trozos de la nube de polvo y gas que rodea a una supernova Ia, la más rara de las supernovas.

"En cierto sentido, podríamos decir que hemos ‘cazado’ una explosión de supernova Ia ‘in fraganti’ porque los átomos de gas de la explosión quedaron atrapados en la nube de polvo circundante, que acabó formando el cuerpo matriz de Hypatia", comentó Jan Kramers, autor del estudio. 

Según los científicos, a lo largo de miles de millones de años, esa mezcla de polvo y gas se habría convertido en un sólido, formando el cuerpo madre del que procede Hypatia en algún momento cercano a la aparición de nuestro sistema solar.

Desde su muy lejana creación, la roca madre de Hypatia finalmente se dirigió hacia la Tierra y su entrada en la atmósfera de nuestro planeta hizo añicos la roca madre y dio lugar a la piedra Hypatia encontrada en el desierto egipcio.

"Si esta hipótesis es correcta, la piedra Hypatia sería la primera evidencia tangible en la Tierra de una explosión de supernova de tipo Ia. Tal vez sea igualmente importante que demuestre que un paquete anómalo individual de polvo procedente del espacio exterior podría incorporarse a la nebulosa solar de la que se formó nuestro sistema solar, sin mezclarse del todo", indicó Kramers

Comparte esta noticia

COMENTARIOS