VUELOS SUPERSÓNICOS

Unir Londres y Nueva York en dos horas, la gran velocidad de Boeing

El avión de Boeing que conectará Londres con Nueva York en dos horas. (Imagen: @aquitayo)
El avión de Boeing que conectará Londres con Nueva York en dos horas. (Imagen: @aquitayo)
La velocidad Mach 5 supone más de 6.000 kilómetros por hora. Un avión convencional viaja a unos 800 kilómetros por hora, mientras que el Concorde alcanzaba una velocidad máxima de 2.179 kilómetros por hora.
El Concorde, aquella maravilla tecnológica, definitivamente adelantada a su tiempo, lograba surcar el Atlántico en tiempo récord. Sin embargo, el proyecto llegó a su fin dejando un sabor amargo a quienes pensaban que los vuelos supersónicos podían tener futuro.

El consorcio europeo Airbus enseguida se desmarcó de la posibilidad de revivir este tipo de vuelos que podían unir Londres-Nueva York sin tiempo casi a servir una comida. Ahora, Boeing acaba de presentar en Atlanta un prototipo de aeronave que reviviría los vuelos supersónicos y que podría surcar los cielos en un plazo relativamente corto de tiempo.

El gigante de la aeronáutica presentó un render que muestra un avión de diseño afilado y triangular (de hecho, semejante al Concorde) que cuenta con un par de peculiares aletas en la cola.

Es posible que el diseño recuerde al avión europeo, pero donde realmente marca la diferencia el proyecto de Boeing está en la velocidad. Según la CNBC, la aeronave será capaz de alcanzar una velocidad Match 5 (unos 6,200 km/h); a modo de referencia, se trataría de una velocidad siete veces superior a la alcanzada por el A330, por poner un ejemplo.

Tal es así, que explican que un Los Ángeles-Tokio se haría en apenas tres horas, y volar desde Nueva York a Londres supondría tan solo dos horas de vuelo, casi sin tiempo para instalarse en el asiento. Para que se hagan una idea, los vuelos antes mencionados se hacen en 11 y 7 horas respectivamente en la actualidad.

El gigante avanza que el proyecto podría ser una realidad dentro de veinte o treinta años, y tiene su justificación. Vuelos tan rápidos exigen un gran esfuerzo en desarrollar materiales ligeros y lo suficientemente resistentes para soportar un vuelo supersónico.


 
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS